Las Sendas Antiguas
 Llámanos: 803-463-9640
HomeCitas Con El CreadorLimpio e InmundoTierra de IsraelMi NombreTemplo

Entendiendo "Limpio e Inmundo"
Frecuentemente se nos ha dicho que desde que el Mesías vino, somos libres de comer cualquier cosa que deseemos, y que no estamos ligados por ninguna de las leyes de alimentación de las Escrituras.

De hecho, una de las formas a través de la historia en que los judíos fueron llamados a provar que ellos estaban verdaderamente convertidos al Cristianismo (y no solo pretendiendo por rezones de ventaja personal) fué por comer carne de puerco. Incluso llegó a ser tradición comer jamón en la Pascua para celebrar el “triunfo de Cristo sobre las antiguas formas judías”.

Pero esta idea esta muy lejos del espíritu de Y'shua el Mesías ó de sus primeros seguidores que escribieron el Nuevo Testamento.

Pero, ¿No declaró El que todos los alimentos son limpios?

Esta es una creencia ampliamente difundida que hace resaltar el gran inherente peligro en contruir doctrinas basadas en traducciones al español.

Una version popular de Marcos 7:18-19 se lee:

  “…¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar? Porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale el hombre a la letrina, y purga todas las viandas.”

Sin embargo el griego del cual fué traducido realmente dice: “…porque no entra en su corazón pero en su estómago y va a la letrina, purgando todos los alimentos.”

La palabra para “purgando” es la palabra de la cual obtenemos “catarsis”—esto es, vaciando. En otras palabras, el cuerpo se limpia por sí mismo naturalmente. “Catarsis” puede significar “limpieza”, pero esto no cabe en el contexto gramatical. La frase completa “añadió, declarando puros los alimentos”, ¡No se encuentra en ningún lugar en el original! Si El quiso contraducir la previa instrucción, entonces él fué, por su propia medida, alguien de muy poca consecuencia:

  “De manera que cualquiera que infringiere uno de estos mandamientos muy pequeños y así enseñare a los hombres, muy pequeño sera llamado en el reino de los cielos.” (Mat 5:19a)

No, Yahweh no cambió su mente. El todavía considera comer carne de cerdo abobinable (Isa. 65:4; 66:17) Yahshua ni siquiera estaba hablando acerca de los diferentes tipos de alimentos en Marcos 6. Lo que él dijo es claro; él explica en el siguiente versículo que el himbre no tiene que comer alimentos impuros con el fín de ensuciarse; ellos ya estan sucios por lo que está en sus corazones. Obteniendo en el sistema de uno un poco de suciedad por no lavarse las manos (lo cual es lo que empezó el argumento en primer lugar) es tan poco comparado con eso, que esto básicamente es un chiste.

Cuando Pablo dice cosas como: “nada hay inmundo”(Ro. 14:14) ó “Porque uno cree que se ha de comer de todas cosas” (Ro. 14:2), tenemos que recordar que cada escritura debe ser tomada dentro de los parámetros establecidos por las primeras escrituras. Mucho de lo que él dijo acerca de ali-mentos tuvo que ver con carne ofrecida a los ídolos, de todas formas, carne inmunda. Ellas para empezar no fueron incluso consideradas alimento, así que ellas ya habían sido excluidas de la pregunta. Lo que él dijo tiene que caber con el resto de las Escri-turas, especialmente los cinco libros de Moisés:

  “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es poque no les ha amanecido.” (Isaías 8:20)

¿No le fué dicho a Pedro que comiera animales inmundos?

Simón Pedro, uno de los seguidores más cercano a Y'shua, 
tuvo una vision en Yafo (en foto) la cual un lienzo lleno de
todo tipo de animales, limpios e inmundos, descendían del 
cielo. Le fué dicho, “Levántate, Pedro, mata y come.” (Hch 10). 
Cuando él se opuso, le fué dicho, “Lo que Yahweh limpió, no 
lo llames tú común.” Así que significa que Yahweh limpió 
todo tipo de alimentos después de todo, ¿Correcto? ¿Podemos 
nosotros ahora comer cualquier cosa sin estar preocupados acerca de viejas regulaciones?

Ese no es el mensaje que Pedro obtuvo de esta vision. De hecho después de que la misma cosa había pasado tres veces, estando él todavía perplejo acerca de lo que esto podría significar. (v. 17) El supó sufucientemente bien las Escrituras para saber lo que no significaba, pero, ¿Qué era lo que significaba? La respuesta llegó inmediatamente. Algunos hombres gentiles estaban en la puerta de la casa donde él estaba hospedado, y cuando Pedro les dijo la historia de lo que había pasado, él hizo claro que el único significado que él había recibido era:

  “Entonces Pedro, abriendo su boca, dijo: En verdad hallo que Dios no hace acepción de personas;” (v. 34)

¡Era gente, no comida, lo que a Yahweh le interesaba! (Vea 1 Corintios 9:9-10.) El lienzo de animales inmundos fué solo una ilustración.

Ahora, hay mucho que decir de los beneficios físicos de la dieta que Yahweh prescribió:

  “Si oyeres atentamente la voz de Yahweh tu Elojim, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad, de las que envié a los egipcios, te enviaré a ti; porque yo soy Yahweh tu Sanador.” (Ex. 15:26)

En una manera real, “nosotros somos lo que comemos”. Efectivamente, comer sangre ha sido enontrada la causa de muchos tipos de cancer. El peligro de triquinosis por comer carne de puerco es bien sabido. Los mariscos son realmente venenosos en diversos meses del año. Nosotros podemos seguir y seguir. Así que, sí; hay definitivamente razones higiénicas para comer alimentos limpios como la Biblia los define.

Pero las razones de higiene no siempre explican el porque él dió estas leyes. Los sacerdotes que traba-jaban en el Templo debían de tener un doctor a la mano debido a los problemas estomacales a los que ellos incurrían por comer demasiada carne, aunque ellos estaban obedeciendo a Yahweh por hacer esto.

Ultimadamente, “El reino de Yahweh no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.” (Romanos 14:17) Yahweh no esta interesa-do en lo que nosotros comemos sino en lo que noso-tros aprendemos de ello. El punto principal de las leyes de alimentación es lo que ellas nos enseñan. Ahora, esto no invalida los mandamientos literales.

  “…hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejasteis lo que es lo más importante de la ley: el juicio y la misericordia y la fe; esto era necesario hacer, y no dejar lo otro." (Mateo 23:33)

Y'shua dijo que nos enfocáramos en lo que es más importante, pero nosotros no aprendemos mucho de lo que no hacemos. Pero Yahweh constantemente reitera de que nosotros debemos “hacer y cumplir” las cosas que El ordenó—no solo “aparentar”, pero encontrar el profundo significado detrás del amoro-so mandamiento de Nuestro Padre Celestial. Es un regalo que El nos dió para ayudarnos a conocele major. ¿Queremos realmente rechazar tal regalo?

Así que, ¿qué tipo de cosas podemos aprender?

Los animales limpios deben tener ambas cosas, 
pezuña hendida y son rumiantes (Lev 11),
como la vaca, oveja, cabra o venado. Una
pezuña hendida hace a un animal que tenga pie firme. Las tres festividades anuales en las que
se caminaba a celebrarlas, son literalmente llamadas “tres pies” (o piernas) en hebreo. (Ex
23:14) Una pieza de mueble de tres piernas es la estable. Si nosotros seguimos el calendario de
Yahweh en lugar del de hombre, nosotros tendremos estabilidad. Nuestro “caminar” también significa la forma como vivimos nuestra fe.

Un cerdo, por el otro lado, tiene una pezuña hendida y por eso parece limpio por fuera. Su “caminar” puede parecer maravilloso, peor él comerá cualquier cosa y no puede pasar las impurezas de su cuerpo debido a que no suda. Es una figura de tomar indiscriminadamente cualquier “viento de doctrina”, sea de Yahweh ó de hombre. Por lo tanto nosotros no comemos carne de cerdo.

Aprendiendo a hacer distinciones

Una de las rezones explícitas del porque Yahweh dió a Israel sus instrucciones fue para que nosotros aprendieramos a “discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio;” (Lv. 10:10; 11:46-47)

Esto no solo se refiere al alimento. Uno de los
ejemplos más profundos de estar impuro fue la
enfermedad de lepra. Cada vez en la Escritura que
nosotros vemos a alguien específicamente atacado
por esta aflicción (Miriam, Giezi criado de Eliseo, y
el rey Uzías), él o ella habían deseado una posición a
la cual él o ella no habían sido asignados. Así que,
estar ritualmente impuro es una figura de ser
egoísta. Otros tipos de impurza ritual para las cuales
de algún modo envuelven actividades necesarias en
este mundo tales como tocar muerte o corrupción. (Lv. 5:2; Lv. 11-15; Nm. 19; Dt. 23:14)

Del mismo modo, una elección de gusto egoísta no puede por sí misma ser un pecado, pero es un camino que nos lleva lejos del amor del uno al otro, lo cual es vida tal como Yahweh lo define. Así que es algo para ser evitado—una plaga para nuestras almas.

Como vemos en el Sermon del Monte, a lo últimoYahshua no disminuye los mandamientos; más bien los hace más estrictos. Los Apóstoles hicieron lo mismo. Cuando decidían las reglas para los nuevos creyentes que estaban regresando de entre los gentiles a Yahweh, ellos consideraron cuatro indispensables prohibiciones.

  “…que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, y de fornicación, y de lo ahogado, y de sangre” (Hch. 15:20).

Una carne puede ser limpia y todavia no ser casher (la cual significa “acceptable” ó “appropriate”). El pollo es una carne “limpia”, pero si su sangre no es removida, este todavía no pueder ser comido, ya que nosotros no podemos comer animales con su vida (literalmente, alma) todavía en ellos. (Gn. 9:4), y “el alma (o la vida) de la carne en la sangre está;” (Lv. 17:11)

La palabra “ahogado” fue usada específicamente para cualquier animal matado sin haber sido desangrado, pero con la connotación más amplia de cualquier cosa no matada de acuerdo a las practicas judías. Aunque Moisés solamente dijo que la sangre debe ser removida, los Apóstoles fueron más lejos y dijeron a los gentiles que debían comer solamente lo que es kosher de acuerdo a los estándares judíos. Esto fue tal que judíos y gentiles podían empezar a compartir las mismas mesas de alimentos, ya que los judíos, de quienes estos gentiles necesitaban aprender a como vivir una vida santa, no comerían de una mesa donde alimetos inmundos serían comidos. Cualquier argumento posterior es un punto de discussion. Todo aquél que acepta al Mesías es ahora parte del bien público de Israel (Efesios 2:12), así, el pacto hecho con Israel para toda sus generaciones aplica a todos nosotros:

  “…Yo soy vuestro Elojim, que os he apartado de los pueblos. Por tanto, vosotros haréis diferencia entre animal limpio e inmundo, y entre ave inmunda y limpia; y no ensuciéis vuestras personas en los animales, ni en las aves, ni en ninguna cosa que se va arrastrando por la tierra, las cuales os he apartado por inmundas. Habéis, pues, de serme santos, porque yo YHWH soy santo, y os he apartado de los pueblos, para que seáis míos.” (Lv. 20:24-26)

En otras palabras, “Tu cuerpo es el Templo de el Espíritu Santo.” (1 Co. 6:19) Lo que hacemos con él es importante; nosotros no podemos solamente espiritualizarlo. El quiere ambas cosas de nosotros: “las pezuñas hendidas, y que rumian”, no escoger entre la letra y el espíritu de su instruccion, como muchos han hecho, pero que seamos entre aquellos quienes hacen ambas cosas, “creen y son celosos de la Torá” (Hch. 21:20), “los cuales guardan los mandamientos deYHWH, y tienen el testimonio de Y'shua el Mesías.” (Ap. 12:17).
¿PORQUE CASHER?

La palabra “casher” se deriva de la palabra hebrea kashrut la cual significa “apropiado, digno” ó “propio”. Es usada generalmente para significar lo que se considera comible de acuerdo a las leyes de alimentación de las Escrituras. Es también usada en un sentido más amplio para incluir interpretaciones rabínicas de, y adiciones a, las leyes de alimentación. Nosotros empezaremos con una mirada al “casher” escriptural .

En Levítico capítulo 11 podemos encontrar los requerimientos de YHWH para “limpio” y “no limpio”. Nosotros sabemos debido al siguiente pasaje de que éste concepto fue entendido mucho antes de que la Torá fuera dada en el Monte Sinaí

Gen 7:2
De todo animal limpio te tomarás de siete pares, macho y su hembra; mas de 
los animales que no son limpios, dos, macho y su hembra.  

Este mandamiento fue dado a Noé concerniente a los animals que el tenía que llevar en el arca. Sin embargo, YHWH dió una explicación específica de animales limpios en el libro de Levitico. La medida para un animal limpio es el siguiente:

Levitico 11:2-3
2 Hablad á los hijos de Israel, diciendo: Estos son los animales que comeréis de todos los animales que están sobre la tierra.
3 De entre los animales, todo el de pezuña, y que tiene las pezuñas hendidas, y que rumia, éste comeréis.


LA VACA

Los requerimientos son de que el animal tiene la pezuña y la almohadilla dividida y que rumia. Estas no son selecciones hechas al azar sino más bien detalles que son significantes para enseñarnos. Para poder recibir estas enseñanzas, haremos un estudio de la vaca, probablemente uno de los animales limpios más familiares en tiempos modernos. Nosotros aplicaremos aquí para nuestro estudio el viejo dicho “eres lo que comes”; porque yo creo que ésto es el corazón del asunto. YHWH nos ha permitido comer de los animales que tienen las características que El desea para nosotros.

La pezuña dividida es completamente obvia. Una vaca esta muy bien segura de sus pies, aunque la forma de su cuerpo y sus relativamente piernas delgadas la hace aparecer como si fuera de alguna manera torpe. Del mismo modo nosotros debemos caminar con pies seguros para que nosotros no tropezemos:

Deuteronomio 5:33
Andad en todo camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis, y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer.

El hecho de que la pezuña esta dividida debería recordarnos también de esta instrucción concerniente a nuestro caminar:

2 Timoteo 2:15
Procura con diligencia presentarte á Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.

Y hay todavía otra razón para llamar la atención de los pies.

Éxodo 23:14-17
14 Tres veces en el año me celebraréis fiesta.
15 La fiesta de los ázimos guardarás: Siete días comerás los panes sin levadura, como yo te mandé, en el tiempo del mes de Abib; porque en él saliste de Egipto: y ninguno comparecerá vacío delante de mí:
16 También la fiesta de la siega, los primeros frutos de tus labores que hubieres sembrado en el campo; y la fiesta de la cosecha á la salida del año, cuando habrás recogido tus labores del campo.
17 Tres veces en el año parecerá todo varón tuyo delante del Señor YHWH.

Las palabra que son traducidas como “tres veces” son shalosh regalim. Ellas literalmente traducidas son “tres pies” Las tres fiestas mayores, Panes Asimos, Shavuot y Sukkot, estas son llamadas los Tres Pies. Mientras tanto en Tierra Prometida, a los hebreos les era requerido caminar hacia el Templo para poder celebrar estos festivales, y a todos los hombres les era requerido subir a Jerusalem para los Tres Pies. Así examinando los pies de un animal debería ayudarnos para resonar nuestra obligación de guardar las festividades de YHWH y para “dividirlas” ó aprender la verdad que ellas sostienen.

Una vaca camina sobre lo que come, llamado pasto. Nosotros hemos visto que para caminar con una pezuña endida es para “caminar en todas las formas que YHWH nuestro Elojim nos ha comandado”. Así como la vaca, nosotros también comemos de aquello en lo cual nosotros caminamos, los mandamientos de YHWH:

Deuteronomio 8:3
Y te afligió, é hízote tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido; para hacerte saber que el hombre no vivirá de solo pan, mas de todo lo que sale de la boca de YHWH vivirá el hombre.

La vaca come solamente pastos. Del mismo modo, nosotros solamente comemos de “cada palabra que sale de la boca de YHWH”. Nosotros no comemos de cada doctrina, vana filosofía, tradición de hombre y principio mundano que es lanzado ante nosotros. Nosotros debemos pesar todas las cosas contra la palabra de YHWH para poder determinar si es mana del cielo, el pasto de nuestro campo, o si es algo incomible que nosotros no deberíamos poner en nuestro cuerpo.

Una vez que la vaca come algo, una cosa interesante sucede. El pasto va al herbario, el primero de los cuatro estómagos de la vaca. En el herbario el pasto es parcialmente digerido y el resto es formado en pequeñas bolas llamadas bolo alimenticio. El bolo alimenticio es entonces regresado a la boca donde es masticado por largo tiempo. Después de haber sido tragado por segunda vez, el bolo regresa al rumen para mayor digestiуn. Después se mueve hacia el reticulum (segundo estómago) y omasum (tercer estуmago), para mayor digestión, y finalmente en el abomasum (cuarto estómago), el cual actua como el estómago que una persona, dirigiendo las proteinas y nutriendo al cuerpo. Las proteinas digeridas van tambien en la producción de la leche, la cuales usada para alimentar a su cría.

Hay mucho que aprender de este proceso. Una vez que leemos o escuchamos de la palabra de Yahweh, empezamos a digerirla, pero es imposible de entender las profundidades de su palabra en solo un encuentro. Nosotros, por eso, debemos regurgitar la Palabra y masticar en ella otra vez. Nosotros vamos a orar sobre ello, considerarlo en diferentes ángulos, vera que está conectado, estudiarlo en su contexto original, etc. Esto es llamado rumia. Interesantemente, el diccionario lo define como “meditación, reflexión.” Incluso en español la propia conexión es hecha. Cuando nosotros masticamos el pasto, nosotros estamos meditando en la Palabra de Yahweh. Obviamente Moisés supo esto, porque él instruyó a Y’joshua (Josué) a masticar el pasto de la Torá:

Josué 1:8
El libro de aquesta ley nunca se apartará de tu boca: antes de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme á todo lo que en él está escrito: porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Después de que el pasto es masticado, nosotros vamos a pasar en nuestro parcialmente digerido entendimiento al siguiente estуmago, pero los humanos no tienen multiples estómagos. Esto es por lo que nosotros debemos estar unidos a otros creyentes. Es la razón por la que nosotros estamos prevenidos de no abandonas la congregación de nosotros mismos. (Hebreos 10:25) Nosotros necesitamos digerir de las habilidades de cada uno. Nosotros debemos estar en unidad con otros, cada uno sirviendo al otro, reunidos juntos y usando nuestros talentos, o estómagos, en orden de digerir propiamente y procesar nuestro alimento, la Palabra de Yahweh. Así la vaca nos enseсa no solamente que nosotros debemos tener cuidado de lo que nosotros tomamos en nuestros cuerpos, pero también de que nosotros debemos investigar las profundidades de su Palabra, solos y cuando estamos junto con nuestros hermanos.


Ahora viene la parte más bella de todo. La leche. Las verdades que nosotros aprendemos por digerir la Palabra viene a ser leche para que nosotros y nuestras crнas seamos alimentados. Ahora nosotros estamos disponibles para alimentar a los bebes en el Mesias con el sonido de la siguiente enseсanza:

1 Pedro 2:1-3
1 Dejando pues toda malicia, y todo engaño, y fingimientos, y envidias, y todas las detracciones,
2 Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual, sin engaño, para que por ella crezcáis en salud:
3 Si empero habéis gustado que el Señor es benigno.

        -- Traducido de Gibor por Alejandra (Aliyah)